Escribir un “Statement” artístico

En esta ocasión presentamos la idea del statement artístico, esta declaración que debe estar presente en todo curriculum de un artista. Allí explicamos con palabras nuestra obra, por qué, cómo y para qué.

En el próximo artículo daremos otras instrucciones prácticas para escribirlo correctamente.

Un “statement” artístico es una parte esencial de un buen porfolio. Los dueños de las galerías respetan el profesionalismo de un buen statement. Una buena declaración permite que la gente a la que le gusta tu trabajo, sepa algo más sobre tí, ofrece a tu audiencia más maneras de conectarse contigo, e incrementa su apreciación y percepción del valor de tu obra. Igualmente importante, el statement de un artista te da la oportunidad de ver lo que haces a través de los ojos del lenguaje, para validar tus creaciones desde una nueva perspectiva.

Sin embargo, los artistas que intentan escribirlos se enfrentan con el gran problema de organizar coherentemente todas estas palabras!

Las palabras son una experiencia completamente diferente del mundo táctil del quehacer artístico. El papel y la pintura habitan en el mundo de nuestros sentidos, mientras que las palabras permanecen distanciadas de nuestras mentes. De vez en cuando, cuando los dos mundos se conectan, nos encanta.

Así que lo que nos impide usar nuestras palabras para describir nuestro arte, ¿son las mismas palabras que han estado con nosotros desde que hablamos?

¿Por qué somos tan desconfiados con el lenguaje, una de nuestras conexiones fundamentales con el ser humano?

La razón, en parte, se relaciona con la combinación fatal de los críticos de arte y la educación. Los críticos de arte usan el lenguaje como cetros de juicio; si sus palabras determinan nuestro valor propio, por lo tanto y de todas maneras, matamos al mensajero. La educación formal usa el lenguaje como un medio de control; nos enseñan cuándo, dónde y cómo podemos o no usar estas palabras, y, consecuentemente, crecemos en una desconfianza en nuestra relación con el lenguaje. La desconfianza arde silenciosamente bajo tierra, generalmente inadvertida, hasta que nuestras palabras se empujan hacia contenedores, como el statement artístico. De repente, las palabras nos muestran objetivos para el juicio y la crítica.

Una oportunidad para escribir este statement causa frecuentemente un segundo cuestionamiento de todas las ideas que hemos tenido sobre nuestro trabajo. Para convencernos a nosotros mismos de que no tenemos nada que decir, o nada valioso que decir. Nuestro primer instinto es o apagar la luz y salir de nuestro taller, o lanzarnos a escribir de más. Pero el escapar confirma nuestros miedos de que hay algo de lo que hay que huir. Y sobreeescribir nos anima a usar un lenguaje pretencioso para suavizar nuestra desconfianza hacia el lenguaje. Esto, en su momento, aviva nuestra percepción de que las palabras no pueden describir nuestro arte adecuadamente.

Afortunadamente, tienes una alternativa a rendirte antes de comenzar. En cambio, haz de cuenta que tienes un montón de cosas para decir, que no son importantes para nosotros mismos, ni triviales, sino más bien relevantes, reveladoras, y maravillosas. Imagina que todas las objeciones a escribir han sido superadas y simplemente vas a escribir sobre lo que sea en que creas cierto, en el momento, sobre tu trabajo. Las buenas noticias son que dejándote ir, puedes descubrir y crear un statement artístico.

Hay un lenguaje no consciente de sí mismo sobre tu obra, que usas todo el tiempo. Cada vez que hablas o piensas sobre tu trabajo, experimentas una relación entre las palabras y el arte. El truco es aprender a atraparte haciendo esto, y luego escribirlo fielmente.

Declaración de artista

Algunos consejos para empezar:

Trata a tu statement con el mismo cuidado con el que tratas a tu arte. Se trata de tí.

Usa un cuaderno que te guste y que sea práctico, y mantenlo contigo siempre – en el taller, en el coche, al lado tuyo en la cama.

Encuentra y utiliza un boli o lápiz que fluya suavemente sobre la superficie.

Tomate algunas semanas para anotar todos los pensamientos flotantesque tengas. Date permiso para reunirlos. Seleccionar y decidir vienen luego, cuando tienes suficiente en tu canasta.

Tomate tiempos y fechas específicas contigo mismo para transformar tus anotaciones y escribir tu statement. Respeta estos tiempos. No toleres las interrupciones.

Prepara tu espacio interno. Cierra los ojos y conjura a tu peor crítico. En el ojo de tu mente, manda a esta persona fuera de la habitación. Dale otra tarea, además de respirar sobre tu hombro, es decir, trepar un árbol, o salte piedras, o ir a la biblioteca. Dile a tu crítico que no vuelva hasta que no estés listo. Los críticos se aterrorizan con la idea de ser abandonados, y por eso son tan tenaces, así que asegúrale al tuyo que habrá un lugar indicado para él al final en la mesa de edición y revisión. Los críticos son obstinados. Tendrás que hacer esto más de una vez.

Escribe más de un statement. Como otras obras de arte, un statement artístico también se nutre y cambia. Lo que está bien para el trabajo de un mes puede no funcionar para el próximo.

Date permiso para cometer errores. Permítete escribir mal. Abolla un montón de papeles y tíralos a un rincón. Es la forma del principiante. Luego, cuando tu statement salga genial, lo cual eventualmente sucederá, verás la diferencia.

Artículo de Ariane Goodwin, Ed.D, es un Coach de carrera artística y una escritora. Su página web es www.artist-statement.com

Esta información pertenece a la página: http://www.artbusiness.com/artstate1.html

Los comentarios están cerrados.