Marinas modernas o la fascinación por el mar

Destacado

ARTISTAS

El mar fue siempre fuente de inspiración para todo tipo de artistas.

Quienes vivimos en Barcelona sentimos su influjo, su sola presencia a pesar de no visitar la playa durante un tiempo largo.

Es por eso que hemos pensado en mostrar cómo lo viven y lo expresan los artistas actuales, en todo tipo de soporte y formato. Son nuestras “marinas” modernas, que siguen hablándonos del misterio del agua y la profundidad.

¡Qué lo disfrutéis!

Ana Teresa Barboza, Sin Título, bordado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ben Young, escultura en vidrio y cemento.

 

 

 

 

 

 

 

Museo Atlántico, Lanzarote.

Ilustración de Paula Bonet.

The Colorful Cat Studio, botella con acuarela.

Las antiguas técnicas del vidrio artístico recuperadas por el video

Destacado

ARTISTAS

El vidrio artístico es uno de los materiales que actualmente se encuentra en peligro de extinción. Los distintos oficios que se requieren para trabajarlos son laboriosos y necesitan un periodo de aprendizaje más o menos largo, y una dedicación total.

En algunos casos se utiliza equipamiento costoso y la materia prima está desde ya lejos de ser económica.

Pero alrededor del mundo continúa viva una corriente que perpetúa su trabajo, con maestros talentosos que forman discípulos de calidad.

Estos videos recuperan y recopilan algunas de las técnicas más importantes del vidrio artístico, de la mano de grandes hacedores.

1- Stanislav Libensky y Jaroslava Brychtova: Escultura en vidrio.

stanislav-libensky-y-jaroslava-brychtova

Esta pareja checa se dedicó a trabajar en proyectos conjuntos. Él inventaba la forma, dibujándola en papel, mientras ella era la encargada de llevarla a la tridimensión con arcilla. Entre ambos elegían el color.

https://www.youtube.com/watch?v=Hztu0xRQjjk&list=PL21393812FF390500

2- Narcissus Quagliata: Vidrieras y pintura sobre vidrio

quagliata

Artista italiano afincado en México. Se dedica  a realizar hermosas y enormes vidrieras con todo tipo de vidrios. También realiza pinturas sobre vidrio como obras exentas.

https://www.youtube.com/watch?v=iKFM-27BO8g

3- Dale Chihuly: Vidrio soplado

chihuly

Chihuly crea objetos y mundos mágicos a partir del vidrio soplado.

https://www.youtube.com/watch?v=fRjJQSTKxYY

4- Judith Schaechter: Vidrio pintado

judith-schaechter

Artista estadounidense creadora de personajes y entornos hermosos y perturbadores.

https://www.youtube.com/watch?v=oGZBoB5RH7o

 

Inspiración para pintar y hacer escultura en verano

Destacado

El verano es una excelente estación para dedicar al arte: tenemos días largos y soleados, a veces jornadas reducidas en el trabajo que nos permiten salir más temprano y una cantidad de temas inagotables.

Es por definición la época del buen tiempo y la abundancia.

Algunos de los temas más comunes durante el verano son:

  • ** Escenas del calor y los medios para refrescarse (piscinas, playas, ríos…).
  • ** Escenas con las vacaciones, los niños jugando y el descanso y relax de los adultos.
  • ** Paisajes estivales, el disfrute de la naturaleza verde y llena de esplendor, las actividades al aire libre, los paseos por la playa y por el campo, los deportes y actividades de ocio.
  • ** Bodegones con frutas y verduras maduras, las recolecciones y trabajos en el campo, la abundancia de alimentos.
  • ** Representaciones figurativas de la propia estación estival.

La luz del sol es uno de los elementos más importantes muchas veces, porque es una luz muy fuerte, que llena toda la escena.

Las escenas de relax y descanso suelen ir acompañadas de atardeceres, tardes más frescas y por lo tanto, un conjunto de luces y sombras más equilibrado, siendo cálidas las luces y marcadas las sombras.

En los bodegones con frutas destacan los colores vivos y cierto tono cálido en la luz.

Algunas de las obras que más nos inspiran son:

1- Verano, de Joaquín Sorolla

JOAQUIN-SOROLLA-Y-BASTIDA-VERANO

2- Verano, de Pubis de Chavannes

verano-pubis-de-chavannes

3- El verano, de Archimboldo

Arcimboldo-verano

4– Verano de Alfons Mucha

verano-alfons-mucha

5- Verano, de Tamara de Lempicka

verano-tamara-lempicka

6Dulce y sutil silencio, de Josep Moncada

montcada

7– Grounds for Sculpture, NJ, Estados Unidos

grounds for sculpture, nj

8– Parque de Vigeland, Oslo, Noruega

27061_oslo_vigeland_park_oslo

Así que animáos a pintar o a hacer escultura aprovechando para refugiarse del calor en nuestro taller.

Durante julio y agosto estaremos abiertos y puedes empezar en cualquier momento!

 

Gracias al blog de Cristina Alejos: http://www.pinturayartistas.com/pintar-el-verano/

Sibylle Peretti, sueños en vidrio

Destacado

ARTISTAS

Sibylle Peretti es una artista nacida en Alemania que trabaja entre su país natal y Estados Unidos.

Usa el vidrio como material de expresión, dándole forma con diversos métodos, logrando en ocasiones esculturas y en otras murales.

Si bien su técnica es impecable, no teme agregarle materiales “ajenos” como hilos o pintura. El objetivo es llegar a lograr una sensación única, difícil es que sus obras dejen indiferentes a alguien.

En su trabajo explora la falta de armonía entre los seres humanos, la naturaleza y nuestra incapacidad de lograr una unidad con el mundo natural, intentando descubrir mundos escondidos en donde esa armonía todavía exista.

Por eso sus motivos preferidos son los niños, ya que en ellos encuentra la vulnerabilidad y “un universo potencial de soluciones” , quizás místicas reconecciones con la naturaleza.

La belleza de los motivos, no siempre transparentes, la multiplicidad de recursos, la factura exquisita y la sorpresa, están presentes.

La reflexión corresponde al espectador.

Thaw

Para ver más de su obra: http://sibylleperetti.com/home.html

Para ver en video: https://www.youtube.com/watch?v=Xyunf2fxKQ4

George Jeanclos, el escultor de la ternura.

Destacado

ARTISTAS

George Jeanclos  (1933-1997)

“Oh, by the way”, George Jeanclos (cerámica).

Su obra nace haciéndose eco de los acontecimientos traumáticos de la Segunda Guerra Mundial. Para escapar de las redadas que amenazan a los judíos en Francia, su familia tuvo que esconderse en el bosque; teniendo que aprender a sus diez años a estar con el peligro de la muerte. Después de la Liberación, ve el cuerpo de los antiguos colaboracionistas colgados de farolas. Poco después, descubrió los seres esqueléticos que sobrevivieron a los campos. Décadas más tarde, Jeanclos reacciona a esta experiencia fundacional: no limitándose a sus propias experiencias, sino a través de la apertura a lo universal, poniéndose a escuchar a todo el sufrimiento, el pasado y el presente; no representa el horror, sino que encuentra en él el poder de crear belleza.

Jeanclos convierte la tierra con la que trabaja en láminas delgadas, por medio de las que forma los personajes con caras similares, tanto para niños y adultos, hombres y mujeres. Estos son los “dormidos” acostados bajo un manto de tierra; seres encerrados en “urnas” selladas con letras hebreas de oraciones por los muertos; personajes cargados sobre las “barcas” que parten hacia el otro mundo; los “kamakuras”, monjes en meditación, espectadores de sus jardines interiores. Más tarde se añadirán las “Pietàs”, los Adán y Eva enamorados, las parejas que están cerca o se abrazan.

Las imágenes de Jeanclos revelan tanto la debilidad del hombre como la fuerza indomable de nuestro amor; que por su mera existencia nos ayudan a vivir.

Tzvetan Todorov, Janvier 2011

La part féconde du hasard

Loin derrière je vais chercher ce geste de l’épaule et du bras qui tient suspendu,

les doigts écartés, ce voile de terre.

Le mouvement violent qui gifle sur l’image modelée un drap gris où les grains de poussière et les lettres des psaumes s’élèvent.

Incantation de tout mon corps pour faire sortir de la terre humide ces êtres endormis ces corps ressuscités qui glissent dans les plis jusqu’au dévoilement.

Georges Jeanclos, sulpture Paris, le 3 novembre 1988

Todo el texto extraído de la página de la Galería Capazza: 
http://www.galerie-capazza.com/index.php?option=com_content&view=article&id=131:georges-jeanclos&catid=44

Silvia Levenson, artista del vidrio

ARTISTAS

Es difícil saber en qué punto termina el arte y comienza la artesanía. Sobre este tema se sigue escribiendo y discutiendo, sin llegar a una conclusión. Con el vidrio vemos que estas categorías se mezclan tanto que es aun más difícil decidir ponerle una etiqueta a una obra.

Todavía hay una tendencia a considerar al vidrio como un material funcional: ventanas, vajilla, etc; o puramente decorativo: vitrales, lámparas, etc.

Es cierto también que mucho de lo que se presenta como escultura, no lo es, pero a la vez, muchas pinturas sobre vidrio son verdaderas obras de arte.

Silvia Levenson es sin dudas una escultora. Sus obras son contundentes en lo que se refiere al contenido, y la técnica es excelente.

Los temas que le interesan están íntimamente ligados con la experiencia de ser mujer y con la exposición de este mundo absurdo y hostil. Su mirada es precisa y sarcástica. Se ríe de los estereotipos, señala a los imperativos de nuestra sociedad como lo que son: convenciones con poco sentido, que hacen que la vida sea aun más difícil. Reflexiona sobre nuestra idea de la felicidad y juega presentándola bajo un aspecto tierno y suave. La publicidad, la juventud, el miedo al dolor y la búsqueda del confort instantáneo se refleja en obras fuertes y bonitas a la vez.

Como ella misma dice en la presentación de la serie La Cosmética de la Felicidad: “en mi trabajo actual, no me interesa la moralidad, sino que quiero explorar la obsesión de ser siempre feliz, y mi perspectiva se origina de mi propia incomodidad y de mi propio sentido de no encajar”. 

Disfruten de su obra con sus propios ojos en la página: www.silvialevenson.com

Carlos Muñoz de Pablos, artista del vidrio.

ARTISTAS

Carlos Muñoz de Pablos es un pintor segoviano especializado en el arte de la vidriera. Su labor profesional ha estado a caballo entre la restauración de vidrieras del patrimonio histórico artístico y la obra nueva, en la que ha desarrollado un lenguaje propio cargado de fuerza expresiva y con un manejo muy singular de la luz, el color y los materiales.

Fue galardonado con el premio Castilla y León de Restauración y Conservación del Patrimonio 2005 a propuesta de la Fundación Cándido de Segovia y según decidió por unanimidad el jurado, que emitió su fallo en Valladolid.

Un excelente artículo sobre su vida y obra se puede encontrar en: http://www.saber.es/web/biblioteca/libros/mejores-premios-castilla-y-leon-1984-2006/html/textos/mejores_605.php

Pero recomendamos sobre todo, visitar su página web: http://www.vetraria.es/es/vetraria/index.php

Urban Sketchers o Dibujantes urbanos

ARTISTAS

Urban Sketchers es un colectivo de artistas en todo el mundo que dibujan las ciudades donde viven y los sitios adonde viajan.

Hay arquitectos, ilustradores, pintores, diseñadores gráficos y diseñadores de páginas web, gente con todo tipo de profesiones y una misma pasión: dibujar lo que ven en el lugar en donde están.

Están repartidos por todo el mundo, y muy bien representados en España. http://spain.urbansketchers.org/

Este es su manifiesto:

1. Dibujamos “in situ”, a cubierto o al aire libre, capturando directamente lo que observamos.

2. Nuestros dibujos cuentan la historia de nuestro entorno, de los lugares donde vivimos y donde viajamos.

3. Al dibujar documentamos un lugar y un momento determinado.

4. Somos fieles a las escenas que presenciamos.

5. Celebramos la diversidad de estilos de dibujo y utilizamos cualquier tipo de herramientas y soporte.

6. Nos ayudamos mutuamente y dibujamos en grupo.

7. Compartimos nuestros dibujos en internet.

8. Mostramos el mundo, dibujo a dibujo.

Pues si te gusta dibujar, si llevas siempre un cuadernito encima, un lápiz, un boli y vas capturando momentos, personajes y te interesa participar de una comunidad internacional, quizás este sea tu lugar.

Más info en: http://www.urbansketchers.org/p/about-usk.html

Guillaume Canet, actor y director de cine

CINE

Hay quienes detestan al cine francés, por lento, por intelectual, por pretencioso… Es cierto que en algunos casos esto es verdad, pero también es cierto que esos tópicos podrían aplicarse a cierto cine oriental, nórdico, etc, experimental, etc, etc.

Guillaume Canet, francés, nacido en 1973, es capaz de hacer películas livianas como Los Infieles, y otras mucho más profundas como Les Petits Mouchoirs, traducida en España como Pequeñas mentiras sin importancia. Casi siempre se repiten los mismos actores: Marion Cotillard, François Cruzel, Benoît, Gilles Lellouche, y él mismo, entre otros.

Recomendamos esta última, clasificada como comedia dramática, en donde los personajes están muy bien logrados, el guión es realmente bueno, y la idea principal es la amistad y las mentiras que se han estado contando durante años.

Muy divertida por momentos, muy dura a la vez.

La banda sonora merece un elogio aparte: Jet, David Bowie, Janis Joplin, Ben Harper, Damien Rice, Eels y otros.

Para disfrutar y reflexionar.

Artigas, “el hombre de fuego”

EXPOSICIONES

Artigas fue uno de los ceramistas más importantes del s. XX. Colaboró con Miró y con Dufy.

La exposición cuenta con más de 150 piezas, expuestas cronológicamente.

Actualmente podemos verlas en La Pedrera, todos los días de 10 a 20 hs., hasta el 02 de septiembre del 2012.

No os la perdáis…

Más info en: http://www.cxagenda.org/cast/evento/artigas-el-hombre-de-fuego/

ANTONIO LÓPEZ, PINTOR: “Si la vida fracasa, el arte fracasa”

ARTISTAS
Esta magnífica entrevista está íntegramente transcripta de la página Hoy es arte
Ahí está como si no fuera con él. A una distancia que debería de medirse en miles de años luz de cualquier atisbo de esnobismo o soberbia. Se supone que sabe que es uno de los más grandes, pero su imagen es la de la sencillez casi extrema, la del humanismo en la mejor de sus acepciones. Antonio López García (Tomelloso, 1936) nos recibe en la puerta de su estudio en Madrid en traje de faena, enfundado en un delantal que adornan manchas múltiples de su pintura prodigiosa.
Restos y huellas de lo que, con el tiempo, será otra de sus preciadas, personalísimas, obras: “el cuadro o la escultura te dice cuando está terminada y, al tiempo, tú le dices a la obra que lo que tenías que hacer está concluido. Es un tema de comunicación entre tú y lo que haces”. Lo dice desde un pequeño taburete de madera en el que se sienta mirando a los ojos de quien escucha. Medita lo que va a decir, apoya sus palabras en el movimiento de las manos, vuelve sobre lo dicho para que el mensaje quede claro y en el tono y en la mirada transmite una irrefrenable pasión por “toda esa belleza que llamamos arte”.
Y arranca de pronto su diálogo desde la convicción, definiendo que la pintura y la escultura son mágicos lenguajes asentados en la dignidad, modos de comunicación tan antiguos como la presencia del hombre sobre el planeta. “Formas de expresión a través de los que el ser humano hace visibles sus sentimientos. Creando, inventando ese modo de comunicarse hace algo a lo que llamamos arte. Son lenguajes que misteriosamente muchos de los espectadores a los que van dirigidos entienden. Además, entre quien crea y quien observa se establece un nexo que, cuando se hace bien, esta basado en la verdad. Es muy verdadero. No mientes”.
¿Qué diferencia al artista del espectador?
La verdad es que no lo sé. Es un misterio el porqué unos lo hacemos y otros lo miran. Acaso fuera bueno cambiarnos una temporada y los que hacemos limitarnos a mirar y los que miran se pusieran manos a la obra. Es evidente que todo el mundo puede mirar y todos podemos hacer. Todos podríamos porque todos llevamos un creador dentro, lo que pasa es que unos se inician, o nos iniciamos, y otros no lo hacen nunca. La consideración de la luz y las formas acaso juegue un papel pero la verdad es que no me atrevo a afirmarlo.
¿El pintor pinta lo que es?
No lo haces para que los demás vean cómo eres, si no porque necesitas comunicar, expresar algo, aquello que te bulle dentro. Para hacerlo necesitas primero cargarte con una emoción. La emoción actúa como una especie de pila, una vez cargada tienes la posibilidad de hacer algo con ese sentimiento.
(Antonio López está muy lejos de esa imagen entre bohemia y elitista, frecuente en otros artistas. Responde más a lo que esperamos de una especie de amigo de toda la vida… No hay que exagerar, apunta, para añadir). No me siento el colega de al lado, ni bohemio ni, por supuesto, elitista, un término y un concepto que no me gusta nada. Una palabra que me hecha para atrás. No me gusta la gente que va de eso. Tampoco soy ni me siento bohemio, porque ya están las cosas suficientemente difíciles como para ponerlas más. El español no se siente tan mimado como para permitirse ser bohemio. Eso podía ocurrir en Francia en ciertos momentos, pero no es algo que ahora sea ni conveniente ni necesario.
Supongo que en el fondo uno termina siendo una mezcla de todo eso, aunque uno intenta buscar el equilibrio…
Su obra transmite una paciencia infinita a la hora de crear, ¿lo siente así? Dentro de ese equilibrio, ¿qué papel juega la paciencia?
Es una buena observación. Está en relación con lo que amas. Tienes paciencia en relación con las cosas que amas. Probablemente yo no tengo ninguna paciencia con las cosas que me son indiferentes, pero con lo que hago, con lo que pinto, con lo que esculpo, la tengo y mucha. Como las madres que tienen paciencia con sus hijos, como el amante que tiene paciencia con quien ama.
Creo que a veces y dependiendo de qué, con quién y de las circunstancias soy más bien impaciente, pero con relación a mi trabajo le echo toda la paciencia necesaria. Es un elemento que necesito para hacer mi trabajo. Hablamos de paciencia, pero también podríamos llamarla constancia.
En fin, que se tiene paciencia, buena paciencia, con lo que se ama. Porque también está la mala paciencia, que es la de la gente encabronada que no tiene más remedio que hacer algo que no quiere pero que no puede dejar de hacer. No estamos hablando de ese tipo de paciencia, si no con la que entronca con algo positivo, con algo que tú deseas seguir haciendo. Todos necesitamos la paciencia, una manera de paciencia, para hacer casi cualquier trabajo, ya sea el cocinero, el investigador, el pintor…
(En un tono quedo, reposado pero firme, va dejando en el aire palabras y pensamientos. Deja abiertas las frases, como si esperase que quien tiene enfrente asienta, complemente, digiera… Con esa sencillez crece a su lado y desde la profundidad de sus reflexiones, –una profundidad en absoluto afectada–, una conversación, un discurso, en el que nada o casi nada tiene desperdicio.)
Muchos artistas comienzan siendo figurativos y derivan hacia la abstracción. ¿Ha hecho Antonio López premeditadamente el camino inverso?
En general y por lo que yo conozco se suele comenzar en la figuración. Aunque quizá en este momento puedes iniciarte directamente en la abstracción, pero eso no quiere decir que no acabes en la figuración. La abstracción está en todo y la figuración también. Las emociones tienen un componente inexplicable que puede relacionarse con lo abstracto. En la pintura, y en la mía también, hay una dosis fuerte de abstracción, como la hay en la música y en la literatura. Tiene que haberla. Después, esa abstracción toma formas muy distintas.
¿Qué música escucha?
La que va surgiendo en los distintos momentos. Como toda mi generación he oído mucha música. Muchísima. Años y años oyendo música y muy variada. Pero hace tiempo ya que de un modo paulatino fui buscando y deseando el silencio. Hoy prefiero el silencio al sonido, lo que no quiere decir que renuncie a escuchar música. Sigo haciéndolo de cuando en cuando y en momentos determinados, emocionándome mucho con ella. La oigo pero no en las dosis casi excesivas de antes. En el estudio oía y oía y oía y acaso he acabado un poco saturado. Hoy valoro mucho el silencio.
¿Escribe? ¿Le gusta escribir?
Escribo de una manera ocasional y casi cuando no me queda más remedio, pero me cuesta mucho. Me parece muy difícil. No he desarrollado esa forma de expresión y esa posibilidad.
Sin embargo, se confiesa usted buen lector. ¿Qué libros lee en la actualidad?
La verdad es que he leído mucho y me sigue gustando leer. Necesito leer y, de hecho, lo hago todos los días. Tengo muchísimos libros por todas partes. Leo algunas cosas nuevas y releo mucho. Estos días he estado releyendo un libro de un crítico de arte ya desaparecido al que hace mucho tiempo le regalé un cuadro y él me regaló un libro dedicado. Hace poco, mirando en los libros, me encontré este Cuando llueve la tierra de José María Jove, un escritor y crítico de arte que publicaba en Ateneo, aquella revista de tanto prestigio, un libro publicado en 1953. También he estado en estos días conEl Jarama, una obra que me gusta mucho y suelo releer de vez en cuando. Leo varias cosas a la vez y también he estado últimamente con una obra de García Márquez y, durante una temporada larga, he releído Guerra y Paz, de Tolstoi, y Fortunata y Jacinta. En fin, siempre tengo libros entre las manos. Siempre leo.
¿Qué pintura ve?
No me ha pasado lo que con la música porque nunca me cansa ver pintura. Ni ver escultura o arquitectura. Sigo todo ello con enorme interés y sin cansancio alguno. No me satura en absoluto. Veo lo que va surgiendo. A veces estás lejos de lo que te gustaría ver en directo y por eso vas viendo aquello que puedes porque yo viajo poco. Me cuesta viajar. Me interesan, claro, pintores como Velázquez o Vermeer, pero muy especialmente el arte antiguo, el arte de la Roma de hace dos mil años. Todo ese arte clásico es una inmensidad maravillosa. También hay que tener en cuenta, por encima de los grandes como Velázquez que evidentemente te llenan, que en el concurso más humilde o en el sitio más inesperado puedes encontrarte con algo que te emociona. Soy un espectador muy dúctil. No tengo un programa o un esquema de lo que me gusta y lo que no. En pintura, lo que me emociona puede surgir en cualquier lugar y en cualquier lenguaje.
El arte del siglo XX me parece que es una fuente de placer y de hallazgos única en la historia de la humanidad. Un fenómeno así se ha producido en muy pocos momentos.
Habla usted de las emociones y de su emoción. ¿Llora ante el arte?
Soy muy poco llorón. Oyes hablar de gente que se emociona tanto que llega a llorar ante una obra de arte. La verdad es que yo no llego a tanto y eso que la emoción y lo que el arte me conmueve es mucho. Me produce verdadero embeleso y mucha fascinación. Además, noto que es algo que no se gasta con los años. Me sigo emocionando igual que hace cuarenta o cincuenta años, pero no llego a la lágrima. A la lágrima, no.
Habitualmente trabaja en varias obras al tiempo…
Sí, siempre trabajo en varias cosas a la vez. Esculpo, pinto y dibujo y poco a poco van saliendo los tres lenguajes y las obras acaban por completarse.
¿Se ha centrado en los últimos tiempos más en la escultura?
No. Acaso se puede tener esa percepción porque las últimas cosas entregadas han sido esculturas, y grandes, para ser ubicadas en el exterior, y eso hace que tengan una visualización que puede no tener, en primera instancia, la pintura o el dibujo que se producen en un ámbito más privado.
¿Cómo va su esperado retrato de los Reyes?
Yo querría poder mostrarlo en la exposición que tendrá lugar el próximo junio en el Museo Thyssen. Es obvio que para eso necesito acabarlo antes de que la exposición arranque.
Me resulta difícil hacer afirmaciones contundentes pues hace falta que el trabajo y la pintura se vayan desarrollando. Voy trabajando en esa obra y a veces dejo de hacerlo para después retomarla. Ahora he traído el cuadro a casa y estoy buscando un lugar para él, porque el estudio está tan lleno de cosas que necesito vaciarlo y llevar parte de lo que tengo allí a otro sitio para tener el espacio que el cuadro necesita. Un espacio más tranquilo que me permita trabajar lo más concentrado posible. Al cuadro le queda un tiempo todavía, pero me gustaría que para la exposición estuviera terminado y poder presentarlo. Quisiera trabajarlo únicamente atendiendo a la intención y al deseo de que quede lo mejor posible. Para eso hace falta una determinada forma de trabajo. Lo que pasa es que por ser el cuadro que es ha trascendido al exterior y eso aporta una situación peculiar. Hay obras en las que se tarda más, otras menos, otras que se detienen y no sigues… En el estudio pasan muchas cosas que nadie tiene por qué saber. En este caso hablamos de una obra que rebasa los límites de la privacidad que yo pueda tener. Es un encargo, y ya pagado, sobre el que todo el mundo te puede preguntar, pero no deja de ser un cuadro como otros que haya podido hacer y, como he dicho, ahí puede pasar de todo. Tengo obras que empecé y, por distintos motivos, nunca terminé. No es el caso de éste, pero necesito trabajar con mucha libertad. Tengo que hacerlo así. Pero esperemos que para las fechas de la exposición esté listo.
¿Es la obra la que dice que está terminada o es el artista el que decide que lo que había que hacer hecho está?
Hay un poco de todo. Es como una relación. A veces te dicen aquí ya no vuelvas y otras veces lo dices tú. En otras ocasiones las cosas se retoman, hay un descanso y vuelves a empezar o continúas lo que estaba iniciado. La relación con la obra es variable y cambiante, como lo son las relaciones entre las personas.
¿Le duele desprenderse de sus obras?
No. Nada de nada. Al contrario, me produce una gran satisfacción. Este trabajo lo haces para que los demás lo vean y lo disfruten. Así te realizas como artista. No hablamos de un acto solitario que acaba en ti y en tu propia satisfacción. Yo no lo siento así. Todo el arte admirable de todas las épocas se ha hecho para los demás. Desde la concepción personal, pero para los demás. Cuando los demás no lo acogen, como en el caso de Van Gogh, por ejemplo, el artista se desespera.
¿Es usted consciente de que Antonio López es muy popular. Muy conocido en la calle. Le incomoda o le molesta la fama que le acompaña?
No, no me molesta. Aunque habría que matizar esto porque yo, siendo consciente de que hay bastante gente que me conoce, no soy un personaje de fama a nivel popular. Pero no me molesta esa repercusión porque no la he buscado. Cuando yo salgo a la calle a pintar y me voy al espacio común de todos para hacer un trabajo lo hago porque lo elijo. Intento hacer las cosas como a mí me gustan. Tengo la suerte de poder hacerlo.
La infancia parece estar siempre en su vida y en su obra, ¿lo siente así?
Es verdad. Para mí todos aquellos años supusieron un tesoro. Fue algo irrepetible y muy, muy bueno, que para mí ha tenido sus buenas consecuencias hasta ahora, hasta la actualidad. A pesar de las partes oscuras, que las hay en todas las vidas, en todos los hombres, y que también las hubo en mi caso, el balance es extraordinario y ha pesado siempre sobre mí. Eso supongo que de alguna forma se refleja en mi obra. La infancia pesa en la vida del hombre, de los hombres, y condiciona muchas cosas.
¿Qué le parece el mundo en el que vivimos hoy?
Me gusta el mundo. Me gusta la vida aunque a veces las personas me cansan mucho. La gente me cansa, sobre todo las personas que nos dirigen porque hay muchas veces que no lo hacen nada bien. Quienes nos dirigen deberían ser los mejores, que los hay entre los hombres, pero desgraciadamente no es así. No son los mejores y eso hace que este mundo no sea lo bueno, en todos los aspectos, que podría ser.
Considero que sería muy importante que los políticos que nos gobiernan y que gobiernan el mundo fueran mejores.
¿Cómo le gustaría ser recordado?
No puede imaginarse a qué distancia estoy de ese pensamiento. A tanta distancia que aunque ponga voluntad no soy capaz de plantearme cómo quiero ser recordado. Sería un farsante si empezase con ese juego. Saldría una farsa porque ni pienso ni siento el futuro. Vivo, y con toda la intensidad posible, el presente.
Sigue dirigiendo talleres de arte. ¿Hay algún artista joven que le interese especialmente?
Bueno, a los talleres no sólo va gente joven. Este año en un taller en Albacete participaba un pintor que no tenía mucha menos edad que yo. Eso me gusta porque la gente mayor le da mayor dimensión a esos talleres.
Hay mucha gente con muchas posibilidades. Gente que, en principio, parecía que no iban a resultar y luego nos sorprenden y cuajan. También hay muchos otros que, por muy distintos motivos, se quedan en el camino. A veces la sociedad es desatenta, la lucha es dura y existen otra serie de adversidades que pueden condicionar de un modo definitivo. Pero en los talleres y fuera de ellos hay gente con mucho potencial. Algunos llegar a hacer cosas y, como digo, otros no porque se cansan, se debilitan y pasan como esas vidas que se diluyen y desaparecen sin merecerlo y sin que nos demos cuenta.

¿Podría evitarse esa sangría?
Para que eso no sucediera sería clave que la gente, esa gente, pudiera vivir de otro modo. Porque el arte sale de la vida. Si la vida fracasa el arte fracasa. Hay una forma de fracaso que pasa al arte, pero no todo puede pasar al arte.
Habría que renovar las cosas importantes. Como he dicho, renovar nuestros guías, quienes nos dirigen. Por otra parte, el mundo del dinero está acogotando la sociedad. Está creando unas ciudades difíciles.
Hay que considerar que el arte tampoco tiene tanta importancia. Hay muchas otras que arreglar antes que el arte porque, en definitiva, el arte siempre se va a salvar. Porque de la basura puede salir el arte. Eso se ha demostrado muchas veces. De una sociedad corrupta puede salir un arte grandioso. Si yo tuviera esa responsabilidad, no me preocuparía del arte y trataría de solucionar otros aspectos más urgentes de la vida.
(La conversación acaba como empezó. Con el talante y el tono de alguien impregnado de la sencillez, la humildad y la sabiduría de los grandes. De los más grandes, porque al preguntarle por su interés por el mundo digital textualmente responde: “No puedo opinar porque es un mundo que desconozco. Como desconozco el inglés. Como desconozco casi todo. Tu vida trascurre en unos cauces y dentro de ese recorrido vas conociendo algunas cosas, pero todo lo demás lo ignoras”).