Los 10 libros imprescindibles de arte

Destacado

LITERATURA

Difícil tarea la de elegir sólo 10 libros de arte, ya que al valor de su contenido se une muchas veces el de sus imágenes o presentación.

Por eso nos decidimos partiendo de la premisa de considerar a aquellos que nos cambiaron definitivamente nuestra forma de ver, y que nos siguen acompañando en la actualidad. Aquellos libros a los que volvemos una y otra vez.

1. Cartas a Théo, Vincent Van Gogh: Vincent escribe a su hermano a lo largo de 20 años. Sus cartas son a la vez una una autobiografía y testimonio artístico único. La belleza de lo puro y lo real en el discurso y obra de un artista.

“Cartas a Théo”

2. El Arte, conversaciones de Rodin con Paul Gsell: Consta de una serie de conversaciones en donde opina sobre todo: la vida en general, el éxito, la naturaleza, el carácter original del arte, su ideal artístico, etc. Inspirador, analiza la mayoría de los temas que interesan a los artistas.

Rodin y Gsell

3.Tratado sobre la pintura, Leonardo da Vinci: Manuscritos fragmentados que se unieron luego de su muerte para lograr lo que debería haber sido el resultado de su empeño por refundir todas las formulaciones empíricas y todos los tópicos del Renacimiento, ordenándolos en un sistema universal. Una belleza en sí mismo, es a la vez útil para el artista figurativo.

Leonardo da Vinci

4. Manual para el artista, medios y técnicas, Margaret Krug: Se analizan las técnicas de dibujo y pintura, explicándolas desde sus orígenes hasta la actualidad. Acompañándose de ejercicios paso a paso para estimular una exploración creativa. Libro de cabecera para aprender y enseñar.

Krug

5. La necesidad del arte, Ernst Fischer: Reflexión sobre la importancia del arte en el mundo actual. Busca las relaciones entre la imaginación creativa y la realidad social, sosteniendo que el arte verdadero debe reflejar su existencia y sus imperfecciones, y ayudar a cambiar y mejorar. Enfatiza la necesidad individual de comprometerse con la sociedad, su rechazo por el consumismo, la hipertecnologización, y su optimista y radical visión humana del esfuerzo del arte arte. Una ayuda insustituible para comprender la situación actual, social y artística.

Fischer

6. De lo espiritual en el arte, Wasily Kandinsky: Se propone esencialmente despertar la capacidad de captar lo espiritual en las cosas materiales y abstractas. Explica los conceptos que llevaron luego a la pintura abstracta reconociendo la relación entre pintura y música. Imprescindible para entender el arte moderno.

Kandinsky

7. El camino del artista, Julia Cameron: Siguiendo el principio básico de que la expresión creativa es la dirección natural de la vida, Julia Cameron nos muestra cómo recuperar nuestra creatividad mediante un exhaustivo programa en el que nos enseña a superar los bloqueos mentales, como el miedo, los celos, las creencias limitadoras, las adicciones y otras fuerzas inhibidoras, y a reemplazarlos mediante la confianza artística. Un buen recurso para épocas de bloqueo.

j.cameron

8. La palabra pintada; ¿Quién teme al Bauhaus feroz?, Tom Wolfe: Describe el curso errático de la historia social del arte moderno, desde sus inicios revolucionarios -una revolución contra el contenido literario en las obras artísticas- hasta su estado actual, según él, una parodia de sí mismo.¿Quién teme al Bauhaus feroz? es una operación similar en el ámbito de la arquitectura, en donde los marxistas que huyen de la decadente Europa en guerra, son recibidos por la clase dirigente norteamericana y erigidos en eminencias. La historia del arte reciente contada en un tono irreverente y ágil.

wolfe

9. La sintaxis de la imagen, Donis Dondis: Analiza los principios de la teoría de la composición gráfica a partir de los estudios científicos sobre percepción visual. Fundamental para artistas y diseñadores.

dondis

10. Conversaciones con Marcel Duchamp, Pierre Cabanne: Esta es la primera vez que el más fascinante y desconcertante inventor del arte contemporáneo acepta explicarse a sí mismo y explicar sus actos, sus reacciones, sus sentimientos, sus opiniones, de forma tan profunda y extensa. Necesario para entender al arte actual y conocer otra forma de vivir radicalmente distinta a la de la mayoría de los artistas.

duchamp

A partir de aquí cada uno pensará en cuáles son sus libros favoritos, ya que como Jorge Luis Borges decía,el verbo leer, como el verbo amar y el verbo soñar, no soporta ‘el modo imperativo‘”.

 

 

La palabra pintada de Tom Wolfe: contra la impostura artística

LITERATURA

Hoy día, sin una teoría que me acompañe, no puedo ver un cuadro

La Palabra Pintada

La palabra pintada es el excelente libro escrito por Tom Wolfe en 1975. Corto, punzante, “políticamente incorrecto”. Expresa con una prosa afilada el pensamiento que comparten tantos artistas y tanto público cansado de obras vacías, repartidas en museos, galerías y centros culturales.

En él expone la idea de que el arte contemporáneo está más cerca de la literatura y de la nada, que del arte real. Los críticos definirían qué obras tendrían éxito, y que así ilustrarían sus teorías.

Los principales críticos de arte a los que se denuncia, son Clement Greenberg , Harold Rosenberg y Leo Steinberg, quienes tuvieron una importancia enorme a partir de la década del 70.

Wolf afirma que el arte se ha convertido en una parodia de sí mismo: tan literario, académico y manierista como la pintura contra la que se había rebelado. El arte moderno se puso de moda y perdió el sentido.

“En resumen durante todos estos años he creído que en arte, mas que en cualquier otra cosa, ver es creer. Bien, ¡cuanta miopía! Ahora, por fin, el 28 de abril de 1974, ya podía ver. De golpe he recuperado toda mi visión. Nada de ver –ver sea creer-, tonto de mi –creer es ver- porque el arte moderno se ha vuelto completamente literario: las pintura y otras obras solo existen para ilustrar texto”.

También critica la función del mecenazgo y el coleccionismo en la decisión de qué tipo de movimiento pasaría a la historia, empujando a los artistas a dedicarse al estilo que ellos imponían, como el Expresionisimo Abstracto.

“Las exposiciones que yo conocía de joven consistían en una serie de cuadros en los cuales había abajo un cartelito pequeño que citaba el nombre del autor, el título y, en todo caso, una pequeña indicación técnica. Espero que, si seguimos así, veremos exposiciones que consistirán en tremendos cuadros con críticas ampliadas, junto a los cuales se colocará una pequeña fotografía para que se sepa a qué se refiere la crítica”.

La palabra pintada viene generalmente acompañada de otro texto: ¿Quién le teme a la Bauhaus Feroz?, en donde extiende su pensamiento a la arquitectura.

Ambos son, sin duda, imprescindibles para respirar un rato en medio de tanta tontería artística.

Jaime Sabines, poeta recomendado.

LITERATURA

Obra de la joyera Isabel Herrera: “Kit de los Amorosos”. Puedes ver sus preciosos trabajos en http://www.facebook.com/tallerdejoyeriaellavadero

Jaime Sabines Gutiérrez (Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, 25 de marzo de 1926 – Ciudad de México; 19 de marzo de 1999) fue un poeta y político mexicano. Es considerado uno de los grandes poetas mexicanos del siglo XX. En vida, tuvo un asombroso éxito entre los lectores, y tras su muerte, su obra ha quedado sembrada en la tradición poética de nuestro tiempo.

Su poesía Los Amorosos habla de gente sensible, de espíritus libres y de búsquedas continuas… Que la disfruten.

Los amorosos callan.
El amor es el silencio más fino,
el más tembloroso, el más insoportable.
Los amorosos buscan,
los amorosos son los que abandonan,
son los que cambian, los que olvidan.

Su corazón les dice que nunca han de encontrar,
no encuentran, buscan.
Los amorosos andan como locos
porque están solos, solos, solos,
entregándose, dándose a cada rato,
llorando porque no salvan al amor.

Les preocupa el amor. Los amorosos
viven al día, no pueden hacer más, no saben.
Siempre se están yendo,
siempre, hacia alguna parte.
Esperan,
no esperan nada, pero esperan.

Saben que nunca han de encontrar.
El amor es la prórroga perpetua,
siempre el paso siguiente, el otro, el otro.
Los amorosos son los insaciables,
los que siempre -¡que bueno!- han de estar solos.
Los amorosos son la hidra del cuento.

Tienen serpientes en lugar de brazos.
Las venas del cuello se les hinchan
también como serpientes para asfixiarlos.
Los amorosos no pueden dormir
porque si se duermen se los comen los gusanos.
En la oscuridad abren los ojos
y les cae en ellos el espanto.
Encuentran alacranes bajo la sábana
y su cama flota como sobre un lago.

Los amorosos son locos, sólo locos,
sin Dios y sin diablo.
Los amorosos salen de sus cuevas
temblorosos, hambrientos,
a cazar fantasmas.
Se ríen de las gentes que lo saben todo,
de las que aman a perpetuidad, verídicamente,
de las que creen en el amor
como una lámpara de inagotable aceite.

Los amorosos juegan a coger el agua,
a tatuar el humo, a no irse.
Juegan el largo, el triste juego del amor.
Nadie ha de resignarse.
Dicen que nadie ha de resignarse.
Los amorosos se avergüenzan de toda conformación.
Vacíos, pero vacíos de una a otra costilla,
la muerte les fermenta detrás de los ojos,
y ellos caminan, lloran hasta la madrugada
en que trenes y gallos se despiden dolorosamente.

Les llega a veces un olor a tierra recién nacida,
a mujeres que duermen con la mano en el sexo,
complacidas,
a arroyos de agua tierna y a cocinas.
Los amorosos se ponen a cantar entre labios
una canción no aprendida,
y se van llorando, llorando,
la hermosa vida. No se pierdan la voz de Sabines recitando:  http://www.youtube.com/watch?v=YMU1RKzt9cw

Su página web: http://www.sololiteratura.com/sab/sabinesprincipal.htm

SOCORRO, PERDÓN, de Frédéric Beigbeder.

LITERATURA
Capítulo 1
“El año en que cumplí cuarenta acabé de volverme loco definitivamente. Hasta entonces, como todos, hacía ver que era normal. La locura auténtica sale cuando se acaba la comedia social. Fue después de mi segundo divorcio. Me quedaba algún dinero; me había marchado de mi país. Había amado, volvería a amar, pero esperaba poder prescindir del amor, “un sentimiento ridículo que va acompañado de movimientos grotescos”, como dice Théophile Gautier. Además había dejado las drogas duras, así que no veo por qué tenía que hacer una excepción con el amor. Por primera vez desde que había nacido, vivía solo, y tenía intención de pasármelo bien una temporadita. Quizás me parecía a la época en que no tenía estructura. Reconozco que es molesto vivir sin columna vertebral. Ignoro cómo se las arreglan los demás invertebrados. Yo había crecido en una familia desestructurada, antes de desestructurar la mía. No tenía ni patria, ni raíces, ni ataduras de ningún tipo, salvo de una infancia olvidada; cuyas fotos parecían falsas, y un ordenador portátil con conexión wifi que me producía la ilusión de estar conectado con el resto del universo. La amnesia me parecía el colmo de la libertad. Es una enfermedad bastante extendida, hoy en día. Viajaba sin equipaje y alquilaba apartamentos amueblados. A usted le parece siniestro, vivir entre muebles que no has escogido?
Yo no estoy de acuerdo. Lo que es deprimente es pasarse horas yendo de tiendas dudando entre diferentes tipos de sillas. Los coches tampoco me llamaba la atención. Los hombres que comparan sus cilindradas me dan pena. Es increíble el tiempo que pierden enumerando marcas. Leía libros de bolsillo subrayando frases con un bolígrafo y después los tiraba a ambos a la basura (libro y bolígrafo). Intentaba no conservar nada sino era dentro de mi cabeza. Me daba la impresión de que las cosas me molestaban, pero me parece que los pensamientos también, y ocupan aún más lugar.(…) Iba tachando en la agenda cada día que pasaba como un prisionero que graba los muros de su celda. (…) Quería estar triste, pero no puedes olvidar por encargo. No sé por qué le digo todo esto. De hecho me  gustaría explicarle como me di cuenta de que la tristeza es necesaria.”
Frédéric Beigbeder