El comercio del arte en Internet o E-commerce para arte

VIVIR DEL ARTE

La primera pregunta es qué es el E-Commerce y cómo puede ayudarnos a vender nuestra obra.

En esta oportunidad tomamos un extracto del artículo que Pilar DM publica en su muy recomendable página web El Dado del arte.

  • ¿En qué consiste exactamente el e-commerce?
El comercio electrónico (o e-commerce) es la manera de vender productos a través de Internet con la única ayuda de una página web y una empresa de logística asociada al vendedor o plataforma de venta. La venta electrónica ha alcanzado la edad adulta en España, llegando al punto en que comprar por la Red ha vencido los falsos mitos sobre la privacidad de los datos y la seguridad de la compra.
Es imprescindible contar con una  “pasarela de pago ,que durante los últimos años han implantado la práctica totalidad de las entidades bancarias; y con un tipo seguro de transporte. Este último incluye un seguro que cubre los daños o pérdidas del material. Puedes consultar las tarifas de CorreosUPS, MRW, etc.

  • Un artista, ¿qué es lo primero que tiene que tener en cuenta si admite vender sus obras a través de e-commerce?

Cualquier persona que se ponga a vender un producto a través de Internet tiene que tener claras 3 cosas:

Posicionamiento: Vender en Internet no es llegar y besar el Santo. Al principio no te conoce nadie, más que los cuatro amigos a los que se lo has contado. Necesitas promocionarlo y posicionarlo, ya sea dentro de la plataforma de e-commerce (si elegiste una, como por ejemploEbay) como en los buscadores y redes sociales:

  • La promoción dentro de la plataforma Ebay sigue sus propias reglas, si bien hay tres que debemos dominar al comenzar:

1. Necesitamos comprar algunos productos para recibir un mínimo de 15 a 20 votos positivos de nuestros vendedores y a partir de ahí la gente empezará a fiarse de nuestra seriedad.

2. Aceptamos que se nos van a cobrar comisiones por cada venta, dependiendo de la visibilidad que elijamos a nuestros productos y también por transferencia a nuestra cuenta dePayPal.

3. Es imprescindible que las imágenes que mostremos de nuestras obras sean perfectas. Iluminación, posición y todas las características se realcen al máximo para que el comprador no tenga ninguna duda sobre lo que está comprando.

  • En los buscadores, conviene enlazar blogs y páginas que hablen de arte y que nos devuelvan el enlace. Por supuesto ser activo con los comentarios y seguir las reglas básicas de los blogs.
  • Dentro de las redes sociales, promocionar nuestra tienda sin hacer spamming, pudiendo crear grupos para gente con intereses similares. Es muy importante que tus contactos no se sientan agredidos por tu promoción.

Adaptabilidad Vs Capacidad: es el clásico “no morir de éxito” Si produces a un ritmo X y de repente tienes un pico de ventas que te exige producir a un ritmo 2X o 3X, tienes la opción de aceptar el compromiso que requiere crear más rápidamente (pudiendo perder en calidad) o dejar insatisfecho a gran parte de la clientela, con su consiguiente desprestigio. Hay que saber dimensionar con claridad donde están nuestros límites creativos y explicitarlo claramente en nuestra web (periodos de entrega y contingencias posibles) para que no haya incumplimientos.Socialización: que enlaza con el punto de promoción en buscadores y redes sociales. Cada vez aumenta el número de visitas a blogs y webs (de e-commerce entre ellas) que proceden de Facebook y Twitter mayoritariamente.

1. Lo primero sería ser activo y socializar con tus amigos, y amigos de amigos que les pueda interesar lo que vendes, es la adaptación del clásico boca a boca a la era de los Social Media.
2. A continuación sería crear una estrategia de ruido para que nuestro mensaje llegue lo más lejos posible. Ya sea a través de grupos como apuntábamos antes, como de concursos,virales (flash, bromas, videoclips, y demás media), etc.
3. Y sobre todo ser activo, desenfadado y compartir información interesante para todos aquellos “posibles” clientes, es la regla de oro que hay que convertir en nuestro hábito diario.
Ampliaremos el artículo en el futuro, con más información  perteneciente a la misma página: http://eldadodelarte.blogspot.com.es/search/label/mercado%20del%20arte

¿De qué vive el artista?

VIVIR DEL ARTE

Para escribir este artículo he estado leyendo sobre el tema en bastante en blogs y otros sitios webs. Difícil tema: ni siquiera los artistas se ponen de acuerdo.

Hay quienes se dedican a denigrar la forma de conseguir el sustento: que si viven de rentas, que si han recibido una herencia, que si son mantenidos por sus cónyuges.

Las verdades son múltiples y en general, no coinciden con los tópicos recién mencionados:

  • – Algunos, los más afortunados, viven de la venta de su obra.
  • – Algunos se dedican a la ilustración.
  • – Algunos se dedican al diseño gráfico.
  • – Otros son docentes en escuelas, institutos, universidades o talleres particulares.
  • – Hay quienes reciben subvenciones o becas que les ayudan a vivir, pero no les resuelven la vida.
  • – Algunos se hacen galeristas, gestores culturales, curadores.
  • – Otros se convierten en críticos de arte.
  • – Hay quienes se presentan a todos los concursos posibles.
  • – Otros arman asociaciones o espacios culturales en donde intentan darle un lugar alternativo al arte.
  • – Hay quienes tienen un negocio propio que les permite mantenerse.
  • – Una gran mayoría tiene un trabajo a tiempo parcial, completamente ajeno al arte, que le permite pintar, esculpir, dibujar, etc. en su tiempo libre.

Abrimos el debate porque de esto no se habla en las universidades y prácticamente en ningún ámbito.

Se ha convertido en un tema tabú en ocasiones.

En todo caso, lo más interesante que encontramos, y que explica bastante bien la situación del artista es este fragmento extraido de http://www.metapolitica.com.mx/index.php/debates/item/y-a-todo-esto-de-que-viven-los-artistas

“¿Y se puede vivir de ‘esto’?”  La pregunta suele ir acompañada de gestos muy particulares que dan contexto a las intenciones del preguntón en turno. Si los ojos se agrandan, acompañados de una sonrisa entusiasta y el tronco es empujado ligeramente hacia delante, se trata de alguien que desea un “sí” como respuesta; algunos son estudiantes de arte o aficionados a la idea del artista despreocupado que va pagando la renta con la venta de un par de cuadros por mes, desean saber que alguien en algún lugar del mundo vive haciendo lo que más le gusta sin pasar demasiadas penurias. Quien espera un “no” como respuesta, pregunta con la cabeza echada un poquitillo hacia atrás, generalmente con una ceja levantada –o entrecerrando los ojos– mientras la boca se arquea ligeramente hacia abajo; a esos, en principio, el arte les parece una paparruchada en la que pierden su tiempo un montón de vagos…  como pasatiempo puede pasar pero como modus vivendi sería un horror. Los preguntones más raros usan un tono frío que no expresa ni complicidad ni repulsión y reciben la respuesta como un simple dato extra para su cuaderno de notas, donde imagino que han anotado también que los gatos amarillos suelen tener los ojos del mismo color. Luego vienen los locos; creen que el arte no debe venderse sino que debe ser la obra inmaculada (ya sabemos todos que el dinero siempre está mugrosón) de un apóstol de la creación, un mártir de su propia genialidad incomprendida. El artista para ellos debe ser un personaje parecido al loco de la colina; al margen de la sociedad, predicando una hermosa verdad inasequible para los mundanos. Se refieren a la remuneración como pervertir y suelen vestirse como hippies. Sin importar quién ha preguntado, doy la misma respuesta: “¡Claro! Hay quien lo hace… pero son pocos. No es mi caso, aunque la mitad de las veces pagan por mi trabajo o al menos se autofinancia el mostrarlo”. Así seguro quedan insatisfechos todos.