El Arte, Conversaciones de Auguste Rodin y Paul Gsell

Hace más de 15 años un artista del vidrio con el que tomé un curso intensivo, no sólo me enseñó a usar las técnicas que estaba buscando, sino que me pasó un libro.

Hasta el día de hoy, cuando veo a alguien a quien realmente le interesa el arte, lo recomiendo. Es El Arte, de Auguste Rodin.

Auguste Rodin

Consta de una serie de conversaciones con Paul Gsell, en donde opina sobre todo: la vida en general, el éxito, la naturaleza, el carácter original del arte, etc.

Las ideas principales están bien divididas en los diferentes capítulos:
El realismo en el arte: el artista representa su propia realidad y esa es la verdadera realidad porque el artista va más allá, es capaz de leer en el interior de las cosas y ve lo que otros no pueden ver a simple vista. Por eso el artista solo tiene que creer en lo que sus ojos ven.
El vaciado solo reproduces lo exterior yo reproduzco además el espíritu, que sin duda también es parte de la naturaleza.
Yo veo toda la verdad y no solo la que está en la superficie. Yo acentúo las líneas que mejor expresan el estado espiritual que interpreto.
La belleza: es toda la naturaleza.
Una obra bella debe tener carácter, expresividad, debe representar la verdad exterior e interior. Lo feo es todo lo falso y artificial lo que alardea de ser bello y carece de razón, de sentimiento, de expresión, de motivo.
El modelado: para hacer un buen modelado Rodin explica que nunca hay que ver las formas en superficie sino en volumen. Considera las formas como el extremo de un volumen que se dirige hacia el escultor.
Así las figuras recobran vida, no quedan planas, sino que florecen de dentro hacia fuera.
El movimiento: es una de las principales características de su obra.
El artista cuando plasma la realidad no detiene el tiempo, al contrario que en la fotografía.
Plasma la impresión de un gesto que se ejecuta en varios instantes. el buen artista cuando hace una obra de arte conoce con detalle la historia de lo que está representando , lo que ocurrió antes y por qué, lo que está ocurriendo, y lo que va a ocurrir. Y todo eso lo funde de tal manera que podamos apreciar todos esos sentimientos en una misma obra.
El movimiento lo es todo en una obra, principalmente en la escultura. Por esa razón, como dice Rodin, tiene que estar muy bien estudiado y saber todo el proceso de movimientos que se llevan a cabo para concertar una acción.
Dibujo y color: cada artista tiene su manera de dibujar y dar el color, pero no quiere decir que una sea mejor que la otra.
Rodin cree que es un error pensar que un mismo artista no puede ser a la vez buen colorista y buen dibujante. No se puede separar una cosa de la otra, pues cobran sentido cuando están juntas.
Sería acertado clasificar a los artistas según su manera de ver la realidad, no por coloristas o dibujantes como se viene haciendo hasta ahora. Lo que hay que conocer es el alma del artista, no sus medios.
La belleza de la mujer:
En suma la belleza está por doquier. No falta belleza para nuestros ojos, pero a nuestros ojos le falta verla.
La belleza es el carácter y la expresión.
Y no hay nada, en la naturaleza que tenga más carácter que el cuerpo humano. Por su fuerza o por su gracia evoca las imágenes más variadas.
Fidias y Miguel Ángel: estos son sus dos modelos a seguir.
Encuentra claras diferencias entre ambos, sin menospreciar a ninguno:
Fidias trabaja con cuatro planos: hombros y tórax, pelvis, rodillas y pies. En direcciones diferentes crean una ondulación muy suave. Sus obras expresan tranquilidad, sensación de aplomo, de descanso. Usa el contraposto. Representa  posturas llenas de soltura y gracia, que reciben de lleno la luz.
En cambio Miguel Ángel trabaja con dos planos: uno para la parte superior y otro para la parte inferior, esto le da a sus obras un gesto de violencia.
Las dos piernas trabajan aguantando el peso del cuerpo, no descansa como en el arte griego. Crea estatuas de una sola pieza, de un bloque. La postura en forma de voluta crea sombras acentuadas.
Crea obras fogosas donde sus personajes expresan angustia, dolor, esa energía inquieta, una criatura atormentada.
Utilidad de los artistas: los artistas dan ejemplo de amor hacia su profesión. Lo obreros se ven forzados a hacer su trabajo y lo hacen con desgana, odian su trabajo. No lo ven como algo que necesita el hombre para avanzar como persona sino como un castigo que se hace de forma mecánica sin reparar en ello. Los políticos hacen su trabajo pensando en la recompensa económica sin importarles los asuntos de gobierno. Y los artistas son los únicos que verdaderamente hacen su trabajo con gusto, adoran su trabajo y eso es lo que todos deberían hacer.
También aparte de dar goces intelectuales el arte señala al hombre su razón de ser, les revela el sentido de la vida, les aclara su destino, y los orienta en su existencia.
Este libro tiene un ritmo rápido y se lee muy fácilmente. Sin dudas una excelente fuente para entender quién fue Rodin y por qué sus obras nos siguen fascinando.
Agradecemos al blog http://pinturaiiipalomalindez.blogspot.com.es/2012/06/auguste-rodin-conversaciones-sobre-arte.html , que nos ha ayudado a sintetizar el material.

Los comentarios están cerrados.